Investigadores CEM – ICB trabajan en medidas de protección y restauración del bosque maulino afectado por incendios

 

Los recientes incendios que afectaron al centro-sur de Chile, no solo consumieron cientos de hectáreas de plantaciones de pino y eucaliptus, sino que también bosque nativo. Este es el caso del bosque maulino costero, cuyos remanentes inmersos en una extensa matriz de plantaciones forestales, fueron seriamente afectados.

En estos bosques reside el ruil, Nothofagus alessandrii, árbol emblemático del bosque maulino de distribución muy restringida y declarado Monumento Natural de Chile en el año 1995 y catalogado como “En peligro” de extinción el año 2007. Estudios realizados por investigadores del CEM han establecido que sobre este árbol nativo se desarrolla en forma exclusiva un insecto nativo (Neuquenaphis staryi) que también está en peligro de extinción.

Hay un gran número de otros artrópodos aún no descritos y que probablemente corren la misma suerte. Esta situación ha motivado a investigadores del CEM a sumarse al equipo de trabajo de Conaf que genera medidas de protección y restauración de las hectáreas afectadas por los incendios.

El equipo multidisciplinario está formado por personal de la Conaf, del sector privado y del mundo académico. El Dr. Claudio Ramírez, investigador del CEM, junto al Dr. José San Martín, académico del Instituto de Ciencias Biológicas, integran el equipo de académicos de la Universidad de Talca que participaron en el primer trabajo de terreno post-incendios.

En marzo próximo el equipo organizará un taller para desarrollar medidas de mediano y largo plazo. Si bien a la fecha de esta nota no hay un catastro detallado de la magnitud del daño al bosque nativo maulino, particularmente en los bosques pertenecientes a particulares, tras visitas a terreno se ha podido establecer que las áreas protegidas del bosque maulino han presentado un daño comparativamente menor al de las plantaciones forestales. Cabe destacar que de las 315 hectáreas de bosque maulino remanentes en todo el país, solo 45 de ellas están protegidas en el marco del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.